Cómo cultivar ajos de forma sencilla

El ajo es seguramente junto al rabanito el cultivo más sencillo en el huerto, es un cultivo ideal para iniciarse. Apenas necesita cuidados, asocia muy bien con otros cultivos, es muy productivo y tiene una aplicación culinaria muy extendida por su sabor y por sus propiedades medicinales.

El ajo tiene como raíz un bulbo compuesto por 10-12 bulbos pequeños (denominados dientes) todos ellos se unen por una especie de membrana blanca formando la cabeza o bulbo de ajo. La parte aérea esta compuesta por hojas alargadas de color verde oscuro. Existen dos tipos de ajos de siembra: los blancos y los morados.

Consejos de cultivo

  • Necesidades de riego. Riegos cortos y escasos, no tolera en ningún caso excesos de humedad.
  • Necesidades de clima. No es nada exigente en cuanto al clima aguanta muy bien el frío.
  • Necesidades de nutrientes. El cultivo de ajo no es nada exigente en cuanto a nutrientes.
  • Necesidades de suelo. Suelos ligeros y con un drenaje perfecto para evitar humedades que podrían podrir el bulbo.
  • Necesidades en el huerto urbano
  • Sustrato. Sustratos ligeros con buen drenaje.
  • Recipientes. Volumen mínimo de 3 litros para su cultivo en recipientes.

Época de plantación

El cultivo de ajo se realiza desde la llegada del otoño hasta la llegada de la primavera. La siembra se realiza de manera directa sobre el terreno a golpes colocando los dientes de ajo a una profundidad el doble de su tamaño, con la parte de más fina hacia arriba y con una separación entre bulbo y bulbo de 15 cms.

Momento de recolección

Para ajos tiernos se obtendrá la primera cosecha a partir de los dos meses desde la siembra, para ajos secos a partir de los cuatro meses.

Saber mas:  Cultivo de valeriana

Plagas y enfermedades en el cultivo de ajo

Los ajos no tienen problemas con plagas de insectos ni con enfermedades, sus propiedades bactericidas lo convierten en un cultivo muy resistente. Tan solo hay que tener cuidado de no excederse en el riego para que la humedad no provoque la aparición de hongos.

Cuidados

  • Asociar el cultivo de ajo con cultivos de lechuga, tomate, remolacha y fresas. Nunca asociarlo con cultivos de leguminosas (el nitrógeno que estas aportan al suelo es perjudicial para el desarrollo del bulbo)
  • No excederse en el riego, el ajo requiere muy poca agua, riegos cortos cada 15-20 días.
  • Mantener el cultivo libre de malas hierbas.
  • Requiere para su cultivo con un mínimo de 5 horas de sol diarias.
  • No soporta en ningún caso el exceso de calor.

Deja un comentario