Cultivo de acelga en el huerto urbano

La acelga es una planta de cultivo anual que se cultiva para el consumo de sus grandes hojas verdes y de su gruesa penca de color blanco.

Es una planta muy representativa del genero de las quenopodiáceas igual que la remolacha y la espinaca.

Sin grandes complicaciones su cultivo es uno de los más importantes en el huerto si se quiere llevar una dieta sana y saludable. Consumir acelga es muy beneficioso para salud ya que esta rica verdura aporta grandes cantidades de vitaminas, minerales y fibra. Debido a su alto contenido en agua es una verdura muy recomendada para dietas de adelgazamiento.

Cultivo de la acelga

Para cultivar acelgas en el huerto se requiere un suelo fértil, bien trabajado y aireado. La ventaja de las acelgas es que se pueden cultivar todo el año (en zonas cálidas durante el verano hay que cultivar variedades resistentes al espigado) Si la siembra se hace de manera escalonada podemos disfrutas de sus ricas hojas de forma permanente.

La siembra se realiza de manera directa en líneas separadas 40 cms. Se siembran las semillas a muy poca profundidad y se riega a diario para mantener el suelo fresco, posteriormente una vez que hayan germinado y empiecen a desarrollarse las primeras plantitas se realiza un aclareo para dejar una distancia entre planta y planta de 30 cms.

El riego tiene que ser siempre frecuente, pero suministrando poca cantidad de agua, riegos que permitan mantener el suelo fresco.

La recolección

Las cosecha se puede realizar bien cortando las hojas de manera escalonada o recolectando la planta entera, esto depende del uso en cocina que se le quiera dar. A los tres meses desde la siembra ya podemos empezar a cosechar.

Saber mas:  Beneficios de cultivar cebollino en tu huerto urbano

Los cuidados

En los cuidados del cultivo de acelga destacan los siguientes:

Mantener libre de malas hierbas el cultivo. Al requerir una humedad constante las malas hierbas aparecen con facilidad entre las plantas de acelga hay que mantener el cultivo siempre limpio para que estas no compitan con la acelga por los nutrientes ni tan poco se conviertan en un refugio de insectos perjudiciales para el cultivo.

Evitar la aparición de plagas. Los pulgones, los caracoles y los gusanos del alambre pueden asomar en el cultivo. Los mejores remedios ecológicos para combatir estas plagas son:

  • Pulgón: Tratamientos con jabón potásico y neem.
  • Caracoles: Lo mejor es retirarlos con la mano o colocar trampas de cerveza. Se realizan agujeros donde se coloca un recipiente lleno de cerveza, los caracoles se sentirán atraídos por la cerveza y se ahogarán en ella.
  • Gusanos del alambre: Tratamientos con bacillus thuringiensis.

-Prevenir la aparición de hongos. Por las características de la acelga los hongos que más probabilidad tienen para aparecer son los del orden oomycota causantes de la enfermedad del mildiu. Un tratamiento preventivo con cola de caballo reforzará la planta y evitara su contagio.

Deja un comentario